martes, 20 de diciembre de 2011

Si no eres rico, eres sujeto de sospecha

Ser pobre de confianza no es fácil en este mercado de pobres cada vez más competitivo:
su número crece exponencialmente, por lo que la oferta aumenta día tras día. 
No es fácil pero resulta vital; se trata de convencer a los transeuntes para que acepten "financiar" 
la deuda del pobre que sale a las plazas de los mercados –o a cualquier calle transitada–, 
y para ello no queda más remedio que generarles la suficiente confianza 
y que amoquinen convencidos de que su "inversión" en el pobre que tienen delante, 
y abajo –el que pide suele estar ahí abajo–, ha sido la más acertada.


Los artículos más vistos

Un supositorio para tus fantasmas!!

Un supositorio para tus fantasmas!!
¿Hasta cuándo estarán entre nosotros?