martes, 27 de enero de 2015


La sordera del contexto



Esta foto la tomé de NatGeo
muestra el increíble momento 
en el que El Niño Harold Whittles 
ayudado por la tecnología de hace cincuenta años atrás,
escucha un sonido 
por primera vez en toda su vida.

Sufría una sordera hereditaria,
desde su nacimiento no había 
escuchado ni una palabra, ni una risa...
Por eso sus ojos expresan
lo que sus sentimientos vivían.

¿Y el supositorio para quién va?
Para los que pudiendo escuchar, 
no escuchan ni se sensibilizan con el otro.

Especialmente para aquellos que se hacen los sordos sociales, 
los que niegan que la pobreza existe, 
los que arman sus clubes de iguales, 
los que niegan las reformas cuando estas afectan a sus bolsillo... 
los que dicen que no pidieron y luego reconocen que rasparon la olla...

Para todos ellos, sordos del espíritu, 
un súper supositorio!!

Los artículos más vistos

Un supositorio para tus fantasmas!!

Un supositorio para tus fantasmas!!
¿Hasta cuándo estarán entre nosotros?